Mi?rcoles, 12 de octubre de 2011

Como todas las mañanas nos levantamos sin mucho esfuerzo. Este día iba a ser largo y muy caluroso así que nos preparamos mentalmente, nos dimos una ducha fría y nos preparamos para irnos a Hiroshima! Después de un largo recorrido llegamos a la estación de Hiroshima y nos recogió la que para mi fue la mejor guia de todos. Y no es para menos ya que la mujer era profesora de español y que gracias a ella esa misma noche conocería a una de mis mejores amigas: Chihiro Fukuda.

Bueno, fue un día realmente triste. Todos conoceis la historia de Hiroshima y su fatal destrucción hace unos 66 años a causa de la bomba atómica y esa sensación de tristeza no os la podeis quitar de ninguna forma. Podeis reir todo lo que querais, pero cuando las risas pasan otra vez te envuelve la tristeza. Sin embargo, la ciudad se ve muy viva, llena de esperanza, llena de colores y de gente feliz y es entonces cuando te das cuenta de lo maravilloso que es Japón.

Visitamos un altar que es considerado el epicentro de la bomba atómica. A poco más de 50m se encuentra el único edificio que quedó en pie (puesto que era de los pocos hechos con ladrillo) y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Tras un agradable pase por el río Montoyasu, llegamos a la Plaza de la Paz con su museo: El museo conmemorativo de la paz de Hiroshima. Interesantísima visita donde se recogen todos los hechos de aquella enorme tragedia. Es triste, pero de todas maneras es un museo al que vale la pena ir.

La historia de SADAKO y sus grullas también es preciosa. Sobrevivió a la bomba pero sufrió sus efectos secundarios y murió años después. ¿Y que pintan en todo esto las grullas? Pues bien, en Japón, se dice que si haces 1000 grullas de papel sanarás. Ella no llegó ha hacerlas por eso en el monumento en su honor la gente cuelga tiras de grullas de colores.

Más tarde teniamos pensado visitar la isla de Miyajima. Se trata de una isla cercana a Hiroshima. Una vez llegamos al puerto, cogemos un ferry hacia la isla de Miyajima. El trayecto dura 10 minutos y permite observar el paisaje y divisar por primera vez el que sin duda es el monumento más famoso de la isla: "La Torii" (puerta sagrada) en el agua. Al tratarse de una islita poco explotada, los paisajes son preciosos y están intactos por los humanos. Las callecitas son peatonales, estrechas y llenas de tiendecitas de artesanía. Además, los venados pasean libremente por todo el pueblo. Una visita totalmente obligada si viajas a Japón.

Llegada la noche nos fuimos a cenar con nuestra guia y para nuestra sorpresa se trajo una alumna. Desde entonces no pasa ni una semana sin que nos enviemos un email o incluso nos llamemos por teléfono. Es realmente una persona muy especial y me siento afortunado por tenerla como amiga.


Publicado por elvisente @ 17:50
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 25 de diciembre de 2008

Llegamos a Kyoto. Sin duda la ciudad más aburrida de nuestro viaje. Y eso que era el lugar que más ganas tenía de visitar pero es que una vez visto 1 templo ya los demás te parecen todos iguales (y hay 1.500 en toda la ciudad). Aunque sin duda uno de los más bonitos y emblemáticos es sin duda el pabellón dorado. (Rokuan- ji Temple)

Este pabellón dorado (Kinkaku en japonés) fue construido en 1220 y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En el recinto hay mucho turista pero desde luego vale la pena porque…. ¡es precioso!! ¡No podemos parar de sacar fotos! Especialmente mágico es el reflejo del Pabellón en el agua del lago donde se situa. El edificio tiene tres niveles de diferentes estilos: 1. Estilo de un Palacio. 2. Estilo casa Samurai 3. Estilo Templo Zen.

Hacemos una pausa de Templos y nos vamos a una tienda de artesanía japonesa. Tiene varias plantas y todo lo que vende son Kimonos, complementos, libros sobre Japón y artesanía para guiris. Me aburro como una ostra. ¿Porqué siempre acabamos comprando souvenir inútiles? Al final terminamos comprándonos Kimonos para la noche del kimono a la que asistiríamos dentro de unos días en Fukuoka.. Por no buscar otro sitio, comemos en un restaurante especial para guiris (hamburguesas….). Tras esto por fin seguimos con las visitas….

Sin duda, el templo que más me gustó fue el Kiyomizu Temple. Para llegar a este templo hay que subir por una callecita serpenteante con tiendecitas y mucho ambiente. El recinto del templo es grande y hay mucha gente. Uno de los puntos más importantes es el gran balcón de madera con bonitas vistas a la ciudad donde se cuenta que la gente tiene que tirarse para que se cumplan sus deseos (es una leyenda, pero más de 180 personas se han tirado y el 80% de ellos han salido ilesos!). Tras realizar la visita nos fuimos al Hotel. Mención especial a la dueña del Hotelucho. No ser porqué pero esa noche no podía dormir (demasiadas emociones fuertes en Kyoto ¬¬Gui?o y me levanté a las 04:00 a conectarme al ordenador del Hotel para mirar mi correo cuando derrepente me noto un escalofrio por la espalda (sobra decir que estaba en el hall del Hotel y a oscuras) y me veo a la anciana diciéndome algo. Entonces se me acerca y..... me enciende el ventilador xDD Entre risas, reverencias y arigatous* (gracias) dije: "me voy a dormir..... ya".

Al día siguiente nos fuimos al santuario Fushimi. Uno de los lugares más emblemáticos de todo Japón, famosísimo por sus miles de toriis subiendo hacia la montaña formando un pasadizo hasta llegar al santuario principal. Horas y horas de caminata. Sin duda muchos recordareis la escena de la película "Memorias de una Geisha" donde aparece éste lugar.


Publicado por elvisente @ 22:37
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 09 de diciembre de 2008

Después de pasar una acogedora noche en el Shin Osaka Youth Hostel, Fran y yo nos levantamos muy temprano, a las 07:00 AM, para ir a desayunar. Las calles estaban desiertas, el sol empezaba a calentar (recordad que en Japón ya es completamente de día a las 05:00 AM). Al volver al Hotel desayunamos todos juntos y nos preparamos para visitar Osaka. Ese mismo día teníamos a 2 guías, las señoras Hirouchi y Yoshikawa. La mañana se compuso de varias visitas a diferentes puntos turísticos, entre los que destacar uno en concreto: "El castillo de Osaka".


Aunque antes de ir allí fuimos a un interesante museo de cerámica clásica. Era un museo con vasijas, botellitas y esculturas encontradas a lo largo de todo Japón con centenares de años de antigüedad. Algunas de las botellitas contenían tabaco en polvo (Al Emperador no le gustaba el humo del tabaco, por eso lo esnifaban en polvo). Aunque fue una visita interesante, lo que realmente hacíamos era refugiarnos del sol, y es que en esos momentos hacía un calor espantoso. Por suerte, existen máquinas expendedoras (jidouhanbaiki) que hacen que tus caminatas bajo el sol abrasador combinadas con un 90% de humedad sean más "soportables" (siempre que tengas unas monedas sueltas en tu bolsillo jeje). En Japón existen máquinas expendedoras cada 10 metros y venden todo tipo de productos; Refrescos, café, tabaco, comida y más cosas de las que no voy a hablar…. ^^

Una vez salimos del museo nos dirigimos al Castillo de Osaka y para ello caminamos un buen rato. Sin duda la majestuosidad del recinto llama la atención ya desde bien lejos, contrastando con los edificios modernos que se asoman por detrás. El castillo se encuentra rodeado por un río y solo se puede acceder a él por 4 puntos distintos, siendo 2 de ellos puentes. Allí dentro había muchísima gente, tiendas vendiendo helados, un escenario con música…etc, por lo visto había un festival. Una vez llegamos al centro de la mini isla donde se encontraba el castillo compramos las entradas y empezamos a hacer cola, aunque podíamos elegir entre 2 colas, las de la gente que quería subir al castillo en ascensor (¿?) y los que se atrevían a subir a su última planta por las escaleras. Y ahí que nos fuimos nosotros (con este calor casi todos querían subir en ascensor, mejor para nosotros). Y a pesar de que estamos visitando una reconstrucción merece la pena subir hasta la octava planta que se eleva hasta los 40 metros para disfrutar de unas vistas magníficas de la ciudad. Aunque lo más interesante era el interior del castillo, lleno de trajes originales de Samuráis y maquetas con batallas que relatan la accidentada historia del castillo. Por desgracia estaba prohibido hacer fotos en el interior del castillo, aunque me las ingenié para tomar un par. El castillo fue reconstruido en 1931 con donaciones de los ciudadanos, de manera que es literalmente el "símbolo de Osaka".

Una hora después salimos del castillo y fuimos a buscar a la Sra. Hirouchi que no quiso entrar con nosotros, la pobre estaba muerta de calor. Y mira si son extremadamente amables que nos había comprado un helado, por llamarlo de alguna forma. Y es que el helado en cuestión era una naranja “especial” totalmente congelada y comestible. Jordi y yo nos comimos hasta la piel y es que con este calor era capaz de cualquier cosa con tal de refrescarme. En realidad Hirouchi-san nos dijo que la piel se comía.


Ya era hora de comer así que nos fuimos a por dos taxis que nos llevaran hasta donde nos estaba esperando la otra guía, Yoshikawa. Por supuesto invitamos a comer a las dos guías, ya que lo único que se le tiene que pagar a los guías voluntarios de Japón es su comida y su desplazamiento. Nada de dinero. Paula y yo comimos okonomiyaki, que es como una especie de tortilla al estilo japonés. Lo más normal es que lleve tamago (huevo), cabbage (repollo) e ika (calamar). Aunque el significado de la palabra Okonomiyaki  (お好み焼き) significa: “Lo que te gusta a la parrilla”, así que básicamente te puedes hacer uno de los ingredientes que prefieras. Luego por encima se pone okonomiyaki sauce (la salsa), mayonesa y para finalizar copos de bonito seco y algas. Todo eso encima de una plancha metálica incrustada en la mesa, para asar y mantener la comida caliente. En el restaurante al que fuimos nos prepararon los Okonomiyaki y luego nos los sirvieron. Sin duda es una de mis comidas favoritas de todo el viaje, lástima que solo lo probara una vez. Hay otros restaurantes en los que has de preparártelo tú mismo.

Jordi y Fran sin embargo comieron Yakisoba, fideos soba asados con salsa de soja, carne y col.

Ese mismo día yo estaba obsesionado con salir por la noche a los nightclubs e intentaba convencer a Jordi. Aprovechamos que teníamos a las dos guías para preguntarles, pero ellas no conocían la noche, así que Hirouchi decidió llamar a su hija para que nos explicara que nightclubs eran los mas recomendables de Osaka. Jordi estuvo hablando con la hija en inglés (según Jordi ella tenía un acento perfecto) y nos recomendó la zona de Umeda.

Una vez terminamos de comer Hirouchi se despidió de nosotros entre lágrimas ya que, según ella, no nos pudo guiar como es debido por culpa de su fiebre. y mira que le dijimos que si no podía venir a guiarnos que no pasaba nada, pero ella insistió. Demasiado bien lo hizo la mujer para estar resfriada.

Más tarde nos fuimos con Yoshikawa al famoso barrio de Dotombori, con sus miles y miles de carteles de neon. Un barrio lleno de gente joven comprando en tiendas de mangas, videojuegos y electrónica en general. Es lo más parecido al famoso barrio de la electrónica de Tokyo, Akihabara.. Es normal que después de pasar un caluroso día viendo templos y antigüedades nos alegráramos de ver algo de modernidad. Ya nos hacía falta, la verdad.


Por la noche, nos fuimos otra vez al 24 horas a comprar comida y cenamos en el comedor del Hotel junto con una docena de gente que también se hospedaba esa noche. Por la ventana veíamos el famoso rascacielos de Osaka, el Umeda Sky Building, que por la noche estaba iluminado majestuosamente. Sin duda cuando tuviéramos algo de tiempo iríamos a visitarlo.


Entonces llegó el momento de salir de fiesta, después de haberme pasado todo el día convenciendo a Fran y Jordi finalmente nos cambiamos de ropa, cogimos el metro y nos fuimos al barrio de Umeda. Cuando llegamos allí intentamos hablar con alguien para preguntarle dónde podríamos encontrar alguna discoteca abierta. Estuvimos paseando durante media hora hasta que se nos ocurrió entrar en un ciber para conectarnos a internet y mediante Google Maps investigar la zona de bares y nightclubs de Osaka. Solo entró Jordi e hizo un par de fotos para mostrarnos lo que había encontrado. Entonces vimos a un chico encima de una moto hablando con su novia, le preguntamos y aunque nos intentó ayudar no nos sirvió de mucho. Cuando le dijimos que éramos Españoles se alegró mucho, y es que los Españoles somos muy bien recibidos en Japón.

Finalmente, cogimos un taxi y nos dirigimos al famoso barrio de Amerika-mura, donde los jóvenes visten y se comportan como si fueran Yankis. Estuvimos caminando durante 10 minutos siguiendo los mapas que Jordi habia conseguido en el ciber hasta que por fin encontramos el sitio donde pasariamos toda la noche: “Azure”.

Un chico haciendo de relaciones públicas nos invitó a entrar. Se trataba de un sótano bastante grande, un pista central con dos barras y música de distintos estilos, una mezcla de Dance y Hip-hop. Lleno de jóvenes vestidos con ropas muy americanizadas, hacian un ambiente muy peculiar. Nos pedimos unos rumcoke (Ron con Coca-cola) y a bailar toda la noche.

A las 05:00 de la mañana salimos de Azure y ya era totalmente de día. Cogimos un taxi y volvimos al Hotel.


Muse de ceramica

Castillo de Osaka

Castillo de Osaka

Batalla

Naranja congelada





Dotonbori



Azure

Azure

Azure


Publicado por elvisente @ 21:52
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 29 de agosto de 2008

El sábado era el día del Square Enix. En realidad no teníamos que ir a Tokyo ese día pero tuvimos que cambiar nuestros planes porque la tienda oficial de los creadores de los videojuegos “Final Fantasy” y "kingdom Hearts" (entre muchos otros) solo abre el fin de semana.

 

Después de pasar la noche en Narita nos levantamos para coger el Tren para llegar a la estación de Shinagawa. Tokyo está situada relativamente cerca de Narita, aun así tardamos cerca de 1 hora en llegar. Una vez llegamos a la estación de Tokyo dejamos las mochilas en las taquillas de la estación (Había que pagar 300Y en cada taquilla) y nos dirigimos en busca de la tienda. Allí cambiamos de tren y subimos a la línea New Keio , hasta la estación de Hatsudai, la más cercana a la tienda. Estuvimos caminando durante unos cinco minutos y encontramos Square Enix Shop. En realidad la tienda no tenía nada de especial, pero solo por estar allí ya era totalmente satisfactorio para todo aquel que aprecie los juegos de esta compañía (Jordi casi se desmaya).

 

Una vez dentro de la tienda vimos que era más pequeña de lo que nos habíamos imaginado. Todo el merchandising que había era fácilmente localizable en otras tiendas de Japón, pero como ya dije antes lo realmente emocionante era estar en la tienda más que por sus artículos en venta. Sin duda alguna lo que más nos llamó la atención fue la segunda planta donde vimos un traje de Auron (personaje de Final Fantasy X), figuras bastante caras y sobretodo el cuerpo a tamaño real de Sephiroth (uno de los personajes más famosos de Square Enix) que había en el suelo bajo un cristal. IMPRESIONANTE. Después de hacernos un par de fotos junto a la chica que allí trabajaba salimos de la tienda (Jordi con 2 bolsas llenas de material) y nos fuimos a comer.

 

Como teníamos hambre y no sabíamos donde ir nos metimos en un centro comercial con la esperanza de encontrar algún restaurante. Estuvimos viendo en un cartel los nombres de todos los restaurantes que habían en el edificio hasta que encontramos uno que nos llamo la atención. Subimos a la séptima planta y entramos al restaurante. Se llamaba Amapola y era un restaurante ESPAÑOL!!! Sí, lo se… ¿Por qué vamos a un restaurante Español siendo nosotros de España? Solo tenemos buenas palabras para ese restaurante en pleno centro de Tokyo. Comimos paella (deliciosa) y algunas cositas más. Nuestra mesa estaba junto a la ventana y podíamos ver la calle con todos sus peatones cruzando. Una vista perfecta en medio de Tokyo. El cocinero jefe salió personalmente a saludarnos (era Español o Sudamericano, nunca lo supimos) y estuvimos hablando un poco sobre trivialidades.

 

Una vez comidos nos bajamos de nuevo hacia la estación de tren para coger el Shinkansen con la esperanza de llegar a tiempo a Osaka. Teníamos que llegar antes de las 11 de la noche al Hotel para poder hacer el check-in y que nos dieran nuestras habitaciones. Por suerte Paula se puso en contacto con el Hotel y nos dijeron que no había ningún problema si llegábamos tarde. La distancia entre Tokyo Station y Shin-Osaka Station es de aproximadamente 3 horas por eso teníamos miedo de no llegar a tiempo al Hotel.

 

Una vez llegados al Hotel, cogimos nuestras llaves, subimos a nuestra habitación y dejamos las maletas para volver a reunirnos todos en el Hall. Luego una vez juntos nos bajamos a comprar algo para cenar a un konbini (lo que nosotros conocemos por un 24 horas) llamado Seven Eleven. Decir que nuestro Hotel esta dentro de un edificio de las cuales solo las últimas 2 plantas pertenecen al Hotel y todas las de abajo son oficinas.

Más tarde Paula y Fran se fueron a dormir y Jordi y yo nos quedamos en la sala de juegos del Hotel donde podiamos jugar a cartas, leer mangas, dibujar, tocar la guitarra, comer, beber... Allí nos hicimos amigos de una chica japonesa y estuvimos hablando con ella hasta que ya era hora de ir a dormir. Aunque cuando subimos a la habitación ya se estaba haciendo de día. ¿Es que acaso habíamos estado despiertos toda la noche y no nos habiamos dado cuenta? NO. Y es que en Japón empieza a amanecer apartir de las 4h de la madrugada!!!



Hasta el próximo día!!




















 


Publicado por elvisente @ 21:25
Comentarios (2)  | Enviar
Martes, 12 de agosto de 2008

Desde hace muchos años Japón era para mi el país de mis sueños. Todo lo relacionado con la cultura japonesa me atraía exageradamente, desde los Manga hasta los videojuegos. Y por fin, en el año 2008 he podido realizar mi mayor sueño…

 

Eran las 21:00h de la noche del día 23 de Julio cuando llegamos a Madrid. Teníamos que dejar pagadas las habitaciones del SHS Hotel Aeropuerto, el Hotel en el que pasaríamos una noche después de volver de Japón. Poco después el autobús privado del Hotel nos llevó al aeropuerto, el cual estaba a tan solo a 4km.

 

El momento había llegado, sabíamos que el viaje a Japón estaba a punto de comenzar!!

 

Llegada a Japón (25 de Julio)


Después de pasar 12 horas de espera en el Aeropuerto de Moscú (Rusia) y de volar durante 9 horas seguidas llegamos al aeropuerto de Narita por la mañana, cogimos un Metro y nos fuimos a Narita. Llegamos al Ohgiya Ryokan, un Hotel con habitaciones al estilo japonés, dejamos las mochilas, descansamos un poco y salimos a comer. Tengo que decir que la comida de Japón no me sorprendió demasiado (excepto un par de veces) y es que ya había comido en algunos restaurantes japoneses en España. A mi particularmente me gustó bastante Narita por ser una ciudad muy clásica, sin grandes edificios y muy acogedora.

Por la noche, nos fuimos a un templo budista muy bonito llamado Narita-san, pero por desgracia estaba muy oscuro y es que en Japón a las 17:00h ya empieza a anochecer. Luego estuvimos viendo una zona con varios nightclubs (pubs) y nos gustó uno que estaba bastante cerca del Ryokan, pero antes nos fuimos a cenar al McDonalds.

Sí, lo se… ¿Por qué cenar allí cuando podríamos comer comida japonesa?... jejejeje (y no fue la única vez que comimos en un McDonalds)

Mas tarde, sobre las 22:00h Jordi y yo nos fuimos al Jet Lag Club, el pub que antes habíamos visto. Allí dentro conocimos a un chico (David) que parecía latinoamericano, me acerqué a hablar con él y nos estuvo contando que llevaba 11 años viviendo en Japón y que para irte a vivir a Japón necesitas ser un solitario, una persona que no le importe dejarse la familia en su país. Después de divertirnos en el nightclub, conocer gente, bailar y beber rones con Cocacola (rumcoke) por solo 3 euros (500Y) tuvimos que volver al Ryokan porque a la 01:00h nos cerraban las puertas.

Vivir en Japón es particularmente difícil para un extranjero, tanto por el idioma como por las diferencias culturales. Sin contar el aspecto físico. ¿Y si fueras de padres españoles y hubieras nacido en Japón? ¿Los japoneses te tratarían como a un japonés o serías un marginado social? Nacer o vivir en Japón es muy difícil si tienes rasgos occidentales…

De todas formas, los japoneses son personas MUY amables, educadas y alegres. Y harán cualquier cosa para que tengas una bonita estancia en Japón. Nosotros tuvimos la suerte de conocer a mucha gente y todos ellos eran personas fantásticas y admirables que nos trataron como si fueramos gente importante.









Jet Lag Club



Publicado por elvisente @ 16:21
Comentarios (2)  | Enviar
Martes, 22 de julio de 2008
Amigos y amigas japoneses, me ha dicho Paula-san que estais leyendo mi Blog. Muchas gracias por leerlo y espero conoceros a todos muy pronto!!

Ya está todo preparado!!!

Publicado por elvisente @ 0:43
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 15 de julio de 2008
Ya está TODO preparado. Tenemos los billetes, los JR, la entrada al Museo Ghibli, el seguro de viaje, las maletas, los neceseres, el dinero en Yenes y en Rublos (moneda Rusa), las cámaras, la ropa nueva...etc. Espero que no se nos olvide algo >_<U
Dentro de 9 días salimos dirección a Rusia y en 11 días pisamos suelo Nipón!! Yujuuuu!! xDD



Publicado por elvisente @ 17:01
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 02 de junio de 2008
Por fin hemos recibido el JR Pass de Fran con su nombre totalmente corregido. Además de la entrada al Museo Ghibli. Por lo tanto volvemos a tener toda la documentación en regla y en nuestras manos (frase de Paula).
El Sábado pasado nos fuimos a una fábrica de maletas y complementos para intentar hacernos con una de esas mochilas de viajero, pero casualmente ya no les quedaban. Por suerte estábamos cerca de Onteniente y nos fuimos antes de nada a la tienda de la fábrica de la que acabábamos de venir, pero tampoco tenían nada. Entonces llegamos a Sprinter y dimos en el clavo! Allí nos encontramos con 2 estupendas mochilas por 22 euros!! Mucho más baratas que los 120 euros que nos pedían en El Corte Inglés... Pero ahí no termina la cosa, y es que además había un descuento del 25% por llevarnos dos artículos. Total, al final cada mochila nos salió por 18 euros! De paso me compré unas deportivas geniales y muy baratas!!

En definitiva, ahora sólo nos queda asegurar el viaje y ya estamos listos.


Publicado por elvisente @ 22:01
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 22 de mayo de 2008
Por fin, ya no hay vuelta atrás. Hoy hemos recibido lo último que nos faltaba para completar el viaje a Japón: Los Japan Rail Pass y las entradas al Museo Ghibli!!
Ya tenemos los billetes de la compañía aérea AEROFLOT RUSSIAN AIRLINES, el JR y las entradas del Museo. Lo único que falta es comprar unas mochilas grandes (iremos en plan mochileros sin maletas), el seguro de viaje (por si acaso) y contratar nuestros guías para cada ciudad de Japón. Luego esperar un par de meses y nos vamos!!

Os cuento cómo va a ser nuestro plan de viaje:



23/07/2008    SALIDA
24/07/2008    Moscú
25/07/2008    Narita
26/07/2008    Osaka
27/07/2008    Osaka
28/07/2008    Osaka
29/07/2008    kyoto
30/07/2008    Kyoto
31/07/2008    Hiroshima/Miyajima
01/08/2008    Fukuoka
02/08/2008    Fukuoka
03/08/2008    Fukuoka
04/08/2008    Nagoya
05/08/2008    Hakone
06/08/2008    Tokyo
07/08/2008    Tokyo
08/08/2008    Tokyo
09/08/2008    Madrid
   
      HOTELES

Narita Ohgiya Ryokan   
Shin Osaka Youth hostel   
Shin Osaka Youth hostel   
Shin Osaka Youth hostel   
Ryokan Ohto   
Ryokan Ohto   
Aster Plaza   
Hotel heiwadai   
Hotel heiwadai   
Hotel heiwadai   
Hotel kiyoshi   
Fuji - Hakone Guest House   
Hotel Edoya Tokyo   
Hotel Edoya Tokyo   
Hotel Edoya Tokyo   
Hotel SHS 
 


Como curiosidad decir que en un principio, como ya sabeis, el viaje iba a ser en Septiembre pero por culpa de unos imprevistos tuvimos que modificar la fecha, con el inconveniente de que nos obligaron a pagar 300 euros más. El tema es que Jordi tuvo problemas en su trabajo y por X circunstancias tuvimos que adelantar el viaje. Por suerte todo se arregló y aunque nos ha costado más dinero de lo planeado en realidad también ganamos dos días más de estancia en Japón. Una cosa por otra... jejeje!

Problemas de última hora. Parece que la compañía francesa a la que les pedimos los Japan Rail Pass se han equivocado con el nombre completo de Fran. Le han puesto en los tickets de tren: "Francisco Thomas" pero esa H sobra, lo que sería "Francisco Tomás". Y pensareis ¿Que más da? Pues si que importa porque los japoneses son muy quisquillosos y a la mínima que vean algo raro nos pueden joder el viaje. Así que más vale prevenir que curar, con lo que Paula devolverá los tickets del JR con la esperanza de que nos los vuelvan a enviar lo antes posible.

Publicado por elvisente @ 15:30
Comentarios (1)  | Enviar
Viernes, 11 de abril de 2008